USA

Por qué a los primeros cristianos no les habría sorprendido tanto el nacimiento virginal de la historia de Navidad

Por qué a los primeros cristianos no les habría sorprendido tanto el nacimiento virginal de la historia de Navidad
"La Natividad", hacia 1406-10, de Lorenzo Monaco Heritage Images/Hulton Archive via Getty Images

Cada año, en Navidad, los cristianos celebran el nacimiento del fundador de su religión, Jesús de Nazaret de Galilea. Parte de esta celebración incluye la afirmación de que Jesús nació de una madre virgen llamada María, que es fundamental para el entendimiento cristiano de que Jesús es el hijo divino de Dios.

El nacimiento virginal puede parecer extraño al público moderno, y no sólo porque se oponga a la ciencia de la reproducción. Incluso en la propia Biblia, la idea apenas se menciona.

Sin embargo, como estudioso del Nuevo Testamento, sostengo que el público original de esta historia no se habría sentido desanimado por la supuesta “extrañeza” de la historia del nacimiento virginal. La historia habría resultado mucho más familiar a los oyentes de aquella época, cuando el Mediterráneo antiguo estaba lleno de historias de hombres legendarios nacidos de dioses, y cuando los primeros cristianos prestaban mucha atención a las profecías de la Biblia hebrea.

Lo que dice y lo que no dice la Biblia

Sorprendentemente, el Nuevo Testamento guarda relativo silencio sobre el nacimiento virginal, salvo en dos lugares. Sólo aparece en los evangelios de Mateo y Lucas, escritos unas décadas después de la muerte de Jesús.

El Libro de Mateo explica que cuando José estaba prometido a María, ésta “se halló encinta por obra del Espíritu Santo”. El escritor relaciona este embarazo inesperado con una profecía del Antiguo Testamento en Isaías 7:14, que afirma que “la virgen concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamará Emanuel.” Según el profeta Isaías, este niño sería una señal para el pueblo judío de que Dios lo protegería de poderosos imperios.

Una ilustración descolorida muestra a un ángel mirando a una mujer arrodillada en el suelo con un manto, rodeada de rayos de luz.
Representación de la Anunciación a María en la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.
Catherine Leblanc/Stone via Getty Images

Ahora bien, la mayoría de los primeros cristianos fuera de Judea y en todo el imperio romano no conocían el Antiguo Testamento en el hebreo original, sino una traducción griega conocida como la Septuaginta. Cuando el Evangelio de Mateo cita Isaías 7:14, utiliza la Septuaginta, que incluye el término “parthenos”, comúnmente entendido como “virgen”. Este término difiere del Antiguo Testamento hebreo, que utiliza la palabra “almah”, traducida correctamente como “mujer joven”. La ligera diferencia en traducción entre el hebreo y el griego puede no significar mucho, pero para los primeros cristianos que sabían griego, proporcionaba una prueba profética del nacimiento de Jesús de la Virgen María.

¿La creencia en el nacimiento virginal se basaba en un error de traducción? No necesariamente. Tales términos eran a veces sinónimos en el pensamiento griego y judío. Y la misma palabra griega, “parthenos”, se encuentra también en la versión de Lucas de la historia. Lucas no cita la profecía de Isaías 7:14. En cambio, esta versión de la historia de la Natividad describe al ángel Gabriel anunciando a María que dará a luz a pesar de ser virgen. Como en la versión de Mateo, se le dice a María que su bebé será el “hijo de Dios”.

¿Humano y divino?

Para los primeros cristianos, la idea del nacimiento virginal acabó con cualquier rumor sobre el honor de María. También contribuyó a su creencia de que Jesús era el Hijo de Dios y María la Madre de Dios. Estas ideas cobraron aún más importancia durante el siglo II, cuando algunos cristianos debatían los orígenes de Jesús: ¿Fue simplemente nacido un ser humano pero se convirtió en el Hijo de Dios después de ser bautizado? ¿Fue un ser semidivino, no realmente humano? ¿O era a la vez plenamente divino y plenamente humano?

La última idea, simbolizada por el nacimiento virginal, fue la más aceptada y es ahora la creencia cristiana estándar. Pero el relativo silencio al respecto en las primeras décadas del cristianismo no sugiere necesariamente que los primeros cristianos no creyeran en ella. Por el contrario, como también señaló el biblista Raymond Brown, es probable que el nacimiento virginal no fuera una preocupación importante para los cristianos del primer siglo. Afirmaban que Jesús era el Hijo divino de Dios que se convirtió en un ser humano, sin tratar de explicar exactamente cómo sucedió.

Raíces grecorromanas

Afirmar que alguien había nacido divinamente no era un concepto nuevo durante el siglo I, cuando nació Jesús. Muchos héroes grecorromanos tenían historias de nacimientos divinos. Tomemos tres figuras famosas: Perseo, Ion y Alejandro Magno.

Una de las leyendas griegas más antiguas afirma que Perseo, antiguo antepasado del pueblo griego, nació de una madre virgen llamada Danaë. La historia comienza con Danaë encarcelada por su padre, el rey de Argos, que la temía porque estaba profetizado que su nieto lo mataría. Según la leyenda, el dios griego Zeus se transformó en lluvia dorada y la fecundó.

Un cuadro muestra a una mujer desnuda recostada en una cama con una suave lluvia a sus espaldas.
Un cuadro de Danaë, mostrando la lluvia dorada sobre ella, de Andrea Schiavone (1522-1563). De la colección del Museo di Capodimonte, Nápoles.
Fine Art Images/Heritage Images via Getty Images

Cuando Dánae dio a luz a Perseo, escaparon y finalmente desembarcaron en una isla donde creció. Con el tiempo se convirtió en un famoso héroe que mató a la Medusa de pelo de serpiente, y su bisnieto fue Hércules, conocido por su fuerza y su ira incontrolable.

El dramaturgo Eurípides, que vivió en el siglo V a.C., describe la historia de Ion, cuyo padre era el dios griego Apolo. Apolo violó a Creusa, la madre de Ion, que lo abandonó al nacer. Ion creció sin conocer a su padre divino, pero acabó reconciliándose con su madre ateniense y llegó a ser conocido como el fundador de varias ciudades griegas en la actual Turquía.

Por último, las leyendas sostenían que Zeus era el padre de Alejandro Magno, el gobernante macedonio que conquistó su vasto imperio antes de cumplir los 33 años. Alejandro fue supuestamente concebido la noche antes de que su madre consumara su matrimonio con el rey de Macedonia, cuando Zeus la fecundó con un rayo caído del cielo. Filipo, el rey de Macedonia, crió a Alejandro como su hijo, pero sospechaba que había algo diferente en su concepción.

Un tipo de héroe familiar

En general, las historias de concepción divina eran familiares en el antiguo mundo mediterráneo. En el siglo II d.C., Justino Mártir, un teólogo cristiano que defendía el cristianismo, reconoció este punto: que el nacimiento virginal no habría sido considerado como “extraordinario” en las sociedades familiarizadas con las deidades grecorromanas. De hecho, en un discurso dirigido al emperador romano Antonino Pío y a los filósofos, Justino argumentó que debían tolerar la creencia cristiana en el nacimiento virginal igual que toleraban la creencia en las historias de Perseo.

La idea de la participación divina en la concepción de un niño destinado a la grandeza no habría parecido tan inusual a un público antiguo. Es más, la interpretación de los primeros cristianos de la profecía de Isaías 7:14 de la Septuaginta apoyaba su creencia de que el origen de Jesús no sólo era divino, sino que estaba predicho en sus escrituras proféticas.

The Conversation

Rodolfo Galvan Estrada III no recibe salario, ejerce labores de consultoría, posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pudiera beneficiarse de este artículo, y ha declarado carecer de afiliaciones relevantes además de su cargo académico.